Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

lunes, 17 de octubre de 2011

Rebeldes con causa


Ogaden, un vocablo fácil de pronunciar dentro del terriblemente difícil somalí. No, no voy a hablar hoy de la declaración de guerra de Kenya a los milicianos de Al-Shaabab, guerra que considero abierta desde hace ya décadas debido a los intereses geopolíticos que la antigua colonia británica tiene en el Sur de Somalia.

Hoy voy a hablaros de una región riquísima pero apenas explotada debido a la inestabilidad reinante, una suerte de “paraíso para las inversiones” pero con centenares de milicianos pululando con sus AK’s. Etiopía, potencia regional en el cuerno de África y país pobre donde los haya, descubrió recientemente unos ingentes yacimientos de petróleo en una región del tamaño de Ecuador pero, obviamente, sin su frondosidad (es más, casi se podría decir que es una región desértica). China y Malasia ya han empezado a repartirse el pastel de oro negro pero alguien les pone las cosas difíciles: el ONLF, o lo que es lo mismo, el “Frente para la Liberación Nacional de Ogaden. Si ya te gusta poco ser parte de un país cuya etnia dominante no es la tuya (la gente de la región son somalíes, no etíopes) además de saber que este hecho ha provocado décadas de conflictos y limpiezas étnicas; sumadle que se os presenta la gran oportunidad de sacar tajada de unos pozos petrolíferos pero que, por causas administrativas, se la lleva un gobierno central al que ni siquiera se reconoce.

Si metemos todos estos argumentos en una coctelera nos surge un movimiento independentista de los fuertes. ¡Y tan fuerte! El ejército etíope, que es una de las 20 naciones que más soldados aportan a las misiones de la ONU, no ha podido aun con estos milicianos armados con un rifle Kalashnikov y mucho amor a la causa. La verdad es que el líder también influye: no, no es un imán carismático ni tampoco un loco con buena oratoria. Mohammed Osman, que así es como se llama el jerifalte del ONLF, fue almirante de la antaño poderosa flota somalí durante el régimen de Siad Barre. Estudió en Egipto y la Unión Soviética, convirtiéndose así en un estratega de los buenos.
Milicianos del ONLF

Pues bien, tras la caída de Barre y la “anarquización” de Somalia, este hombre fue escogido para dirigir al grupo irrendentista.  De momento, y tras duras campañas perpetradas por el gobierno etíope contra la población de Ogaden en las que seguramente se haya violado más de uno de los Derechos Humanos, la gente de Osman ahí sigue, al pie del cañón. Supongo que tienen como precedente la independencia eritrea algo que, y teniendo el referente balcánico, el gobierno etíope jamás permitirá.

Acabo con una frase que dijo el general Samora Yunis durante la guerra de Eritrea: “Los eritreos son buenos cavando trincheras; los etíopes somos buenos convirtiéndolas en tumbas”. Irredentistas, tened cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario