Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

miércoles, 5 de octubre de 2011

El Doctor Muerte y Latveria


Dos de mis grandes ídolos, Stan lee y Jack Kirby, crearon hace ya 40 años un universo donde todo era posible: el universo Marvel. Ello incluía una inacabable retahíla de superhéroes y supervillanos, una larga lista de nuevos planetas y razas extraterrestres e incluso una lista de países ficticios donde encuadrar a los distintos protagonistas.
Uno de ellos, y quizás el malo más famoso del cómic junto con el Joker, el Doctor Muerte, reina de forma despótica desde su castillo la pequeña nación de Latveria, encuadrada en el Norte de los Balcanes y cuyo nombre guarda un más que notable parecido al nombre inglés de Letonia (Latvia). Me preguntaréis: ¿pero bueno David, es que hoy vas a hablarnos de cómics? ¡No amigos, esto ha sido una humilde analogía de lo que voy a exponeros ahora!

En Europa existe una “simpática” nación tan solo conocida por ser apalizada cada X tiempo cuando juega contra España, Alemania o cualquier otra potencia futbolística del continente. Sí amigos, estoy hablando de Liechtenstein, un país tan pequeño que solo lo conocemos 4 gatos y uno de ellos es Artur Mas, el cual tiene una cuenta bancaria allí, pero bueno no voy a meterme con el President que ya suficiente follón tiene con los médicos.

Se sabe que Liechtenstein es un país pequeño (apenas llega a los 36.000 habitantes), que está enclavado en los bucólicos Alpes, entre la Confederación Suiza y Austria, y que es uno de los mayores paraísos fiscales del mundo (posee en sus depósitos bancarios más de cien mil millones de euros, casi nada).

El cabeza de Estado es el fürst o príncipe, título que alberga la familia del actual regente Hans-Adam II desde tiempos pretéritos. A propósito del príncipe, quiero destacar que es el presidente de LGT, el banco más importante de Liechtenstein (un banco con menos de 1.000 empleados pero que maneja cifras astronómicas al ser refugio de fortunas internacionales) y que le reporta el título de monarca más rico de Europa (con una cuenta corriente que oscila entre un 4 y un 7 seguidos por nueve ceros).

Pues resulta que el señor Hans-Adam II vive en su castillo de Vaduz tranquilamente (como Muerte) en un país que se supone una monarquía constitucional hasta que nos encontramos con un dato que nos hace a todos pensar si el príncipe es el alter ego del marvelesco Dr. Muerte: el regente tiene derecho a veto a toda ley aprobada por el Parlamento. ¡Vaya, entonces si no le gusta la ley la puede parar! Tras una reforma de la Constitución en 2003 que otorgaba más poder al príncipe (y la cuál fue criticada por la mayoría de los gobernantes europeos) nos encontramos con una monarquía que, a priori, es constitucional pero que a la vez puede ser absolutista según el momento.

El príncipe Hans-Adam II

El proyecto de ley para legalizarel aborto ya ha sido avisado por el hijo de Hans-Adam, el príncipe Alois, que la vetará si sale adelante. Tamaño despropósito absolutista en la Europa del siglo XXI no se entiende. Quizás Liechtenstein sea la Latveria del mundo real y la familia del fürst sea el Doctor Muerte. El tal Alois quizás no lleva máscara de hierro pero la cara la tiene bien dura.

1 comentario:

  1. Un poco dura la comparativa, ¿no? Comparar a un dictador golpista, totalitario y expansionista, con la monarquía del país europeo impronunciable me resulta algo exagerada.
    Eso no quita que sean medidas poco democráticas, ciertamente. Aún así, creo que viven mejor que nosotros.
    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar