Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

jueves, 5 de mayo de 2011

Hoo-yah! Lo último que escuchó Bin Laden

Cuando alguien exclama a viva voz esta onomatopeya la gente se aparta, empieza a temer a quién la haya pronunciado. “Hoo-yah” es el grito de guerra de los Navy SEAL (Acrónimo de SEa, Air and Land, las fuerzas especiales estadounidenses), considerados como, y tal y como dicen en Men In Black, “lo mejor de lo mejor de lo mejor”. Si ellos son la élite dentro de la Marina norteamericana, los miembros del DEVGRU (más conocido como Team 6) son la élite dentro de los SEAL. La hazaña de matar a Osama Bin Laden les ha catapultado al “éxito” y a entrar de lleno en el ruedo mediático. ¿Pero quiénes son estos súper soldados que conforman este equipo? ¿Por qué un halo de secretismo sigue envolviendo a estos “héroes”?
Escuadrón de la unidad 6

Para hacernos una idea de cuán difícil debe ser formar parte del Team 6, hemos de partir de la base que en las fuerzas especiales yankees no entra cualquiera, solo los soldados recomendados por sus superiores pueden hacer las pruebas. ¡Y qué pruebas! Series de 500 flexiones, nadar 50 minutos en aguas gélidas, correr tres kilómetros en menos de 11 minutos y 30 segundos (hago atletismo y puedo juraros que esto es correr mucho), arrastrar lanchas neumáticas entre las olas furiosas o reptar por la playa entre ráfagas de fuego real son algunas de ellas. Y todo esto durante una semana conocida como “Hell's week” en la que apenas duermen 4 horas al día. Las cifras no engañan: tan solo un 5% logra pasar la selección física. ¿Y ya está? ¡No! Para este reducido porcentaje le esperan ocho semanas de clases intensivas de nado y buceo. Además los instructores se encargan de que su estancia sea “más agradable” (les cierran los conductos de aire, les agarran, les atan las manos, los hunden de nuevo cuando ya están al límite del oxígeno) Un error se tolera. Al segundo fallo, los candidatos deben coger el petate y marcharse a casa. No sirven. Los pocos que superan tan severo filtro aún se han de enfrentar a nueve semanas de entrenamiento con armamento avanzado, combate nocturno y desactivación de explosivos. Después de esto ya pueden considerarse SEAL, algo que solo dos mil personas pueden decir.
Una prueba durante la "Hell's Week"

Si se calcula que la unidad 6 está formada por los mejores de los SEAL, la Marina se asegura que sus integrantes son lo mejor de lo mejor, el paradigma de fuerza física, agudeza sensorial y robustez psicológica.

Se dice que lo último que ve su objetivo es su rostro pintado de verde y que lo último que escucha es “Hoo-yah”. Mejor será no averiguarlo.

1 comentario:

  1. Tanta fuerza física...para ser unos asesinos.

    La robustez psicológica será por la escasez de conexiones neuronales; a menor complejidad, más estabilidad supongo. Lo justo y necesario para comer y matar...

    ResponderEliminar